Las habas en año bisiesto II

Las semillas de las habas siguen creciendo en su vaina ajenas a los años bisiestos. Están distraídas, es como si no se quisieran enterar, incluso se dejan fotografiar, en la misma posición que tienen en cualquier otro año. ¡Albricias¡¡¡ ¿es que no se han enterado que este año es bisiesto? Pero…  ¿qué diferencia hay entre un año bisiesto y otro que no lo es?. Si nos atenemos a la definición de año como el tiempo que tarda la Tierra en completar una vuelta alrededor del Sol, entonces lo tenemos claro: ese período de tiempo no cambia de un año para otro.  Por tanto, con esta definición, tenemos que concluir que todos los años son iguales; tienen los mismos días, horas y minutos: 365,2425 días de media.

Entonces ¿por qué  lo de los años bisiestos?, ¿a que obedecen? La cosa es sencilla, todo viene como consecuencia de que un año no contiene un número exacto de días. Este es el quid de la cuestión.  Como además nos gusta celebrar la noche vieja el 31 de Diciembre, o más exactamente, queremos cambiar de año el día 31 de Diciembre a las 12 de la noche, esto nos complica la vida, porque  todo estaría arreglado si cambiáramos de año cada 365,2425 días.

Pero como hacemos años de 365 días, nos va quedando un resto de 0,2425 días cada año. Por esa razón  cada 4 años sumamos un día más a febrero, pero 0,2425 x 4 = 0,97 días. Ahora, en vez de quedarnos cortos, nos pasamos en 0,03 días cada 4 años, lo que supone que, con una frecuencia de 133,33 años, tenemos que suprimir un bisiesto.

Según el Calendario Gregoriano (actualmente en vigor) son bisiestos los siguientes años: Todos los divisibles por 4 y por 400, menos los que sean divisible entre 100 exceptuando los que también los sean por 400. Un pelín complicado para el haba, pero bueno, ellas van a lo suyo… vean las siguientes fotos, tomadas en años bisiestos y en años que no lo son:

19/04/2008 Año bisiesto

07/03/2009 año no bisiesto

18/04/2010 año no bisiesto

29/04/2011 año no bisiesto

 

20/03/2012 año bisiesto

Como se puede ver en todos los casos la corona del grano está en oposición al tallo.

La tarea para ajustar la relación entre los años y los días viene de largo. El Papa Gregorio XIII, con el fin de ajustar un evidente retraso acumulado,  promulgó el 24 de febrero de 1582 la bula “Inter Gravísimas”, por la que establecía que tras el Jueves 4 de Octubre de 1582 vendría el viernes 15 de Octubre de 1582. Con la supresión de estos 10 días, se sincronizó nuestro calendario con el año solar. Desde entonces se viene usando el Calendario Gregoriano.

Anuncios

2 comentarios

  1. Lo que pasa es que las habas son muy listas y saben que cada cuatro años se tienen que dar la buelta, pero si uno de esos años termina en 00 no lo es a no ser que sea divisible entre 400, pues tambien lo saben y dicen, noooo, este año no toca, que no es bisiesto y un haba le dice a otra, sii, que es divisible por 4 por tanto es bisiesto, y lla llega la haba mas lista, a la que todas hacen caso y les dice, pues si porque aún terminando en 00 como es divisible por 400 toca darse la vuelta, y ya está, todas las habas del mundo saldrán al reves ese año, ¡que listas son las habas!.

    • No es más fácil pensar qué les pasa a los frutos de vaina que cada cuatro años u temporadas de nacer, salgan con su placenta recibiendo los nutrientes por la parte final de la misma y no por donde el tallo que es por donde entra el nutriente??
      Eh??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: